matriculas azules

En los últimos meses, habrás oído hablar de la problemática asociada a los taxis y el intrusismo profesional. Se han producido muchas situaciones complicadas en nuestro país donde vehículos de alquiler con conductor ofrecían servicios habitualmente destinados a los taxis que han provocado tensiones en un sector complejo.

Tras meses de debate sobre cómo incorporar las nuevas tendencias en transporte en la actual regulación de un sector como el transporte público, y concretamente del taxi, parece que los gobiernos ya han llegado a un consenso. Los vehículos que se han visto afectados por esta situación, además de los taxis, han sido los vehículos de Uber y de Cabify, que han tenido que buscarse un hueco en un ámbito donde había una barrera de entrada muy grande.

Matrículas Azules para el Transporte Público

Tras muchos debates, finalmente a finales del mes de julio de 2018 se ha publicado la Orden Ministerial PCI/810/2018. Que establece que los taxis deberán circular con la matrícula trasera de color azul con los números y letras en color blanco. Esta orden supone cambios importantes en relación con estos transportes públicos.

Aquí el código de tu anuncio o contenido destacado

Los taxis nuevos ya deben incorporar estas matrículas azules. Sin embargo, el resto de los vehículos deberá ir incorporando esta matrícula de manera progresiva. De hecho, la orden establece un plazo de un año de transición para hacer esta adaptación. Cabe señalar que esta obligatoriedad solo afectaría a la matrícula trasera, ya que la matrícula delantera se mantiene como hasta ahora.

¿Por qué poner Matrículas Azules?

El principal motivo para incorporar estos cambios en la regulación del taxi y del transporte público es evitar el intrusismo. De manera que los vehículos que ofrezcan estos servicios y sean legales deberán llevar estas matrículas azules como elemento de identificación y diferenciación. Es una forma de evitar que haya más taxis piratas. Y, en caso de haberlos, identificarlos con más facilidad.

El vehículo de uso compartido es un vehículo destinado al alquiler sin conductor que puede ser usado por uno o por un número determinado de usuarios. Dentro de la categoría de vehículos que se ven afectados por esta regulación se encuentran los coches de Uber y de Cabify.

Gracias a esta medida será posible llevar un mayor control sobre los coches que operan en este sector y que están dando un servicio público autorizado. Además de no suponer una intrusión ni una estafa para los consumidores.

La puesta en marcha de esta medida supone también un avance por parte de la sociedad en la regularización de la relación entre los taxis y los vehículos de empresas como Uber y Cabify. Si esto es así todos los vehículos que cuenten con esta matrícula azul estarán operando dentro de la legalidad y no deberán ser objeto de amenazas ni control.

Como se ha señalado anteriormente, de esta forma se reduce la problemática que en los últimos tiempos ha generado tensiones entre las empresas privadas que ofrecen servicios de transporte a los usuarios y los taxis, en cualquier ciudad española.