¿Por qué los taxis están en contra de los uber y cabify?

Taxi Uber Cabify

Actualmente, en España, se están viviendo muchos enfrentamientos y protestas entre taxis y empleados conductores de las empresas de Uber y Cabify. Incluso, muchos de estos enfrentamientos, terminan en amenazas entre ellos y sus vehículos. Pero es evidente que los usuarios no prefieran a uno antes que a otro, sino que buscan el mejor servicio y precio según los kilómetros recorridos o el tiempo transcurrido. ¿Entonces dónde está el problema?

Antes de entrar en materia, veamos qué son cada una de estas empresas y en qué se diferencian.

Taxis, Uber y Cabify

Uber y Cabify son dos aplicaciones que ofrecen un servicio de transporte a partir de la geolocalización del usuario. La plataforma registra la localización de un pasajero a través del GPS del móvil y le envía el coche más cercano. El usuario puede elegir el vehículo en el que quiere viajar desde la “app” y también realizar el pago. El precio de estos servicios suele ser más barato que el de los taxis convencionales.

Aquí el código de tu anuncio o contenido destacado

La principal diferencia entre Uber y Cabify radica en la forma de cobro de cada una de ellas. Uber tienen una tarifa por kilómetro y minuto. Cobran 1,20 euros por cada kilómetro recorrido y 0,10 euros adicionales por cada minuto en marcha.

Cabify a diferencia de Uber, sólo cobra una cantidad por kilómetro recorrido: 1,65 euros para los 20 primeros kilómetros y 1,10 para el resto. No contempla el tiempo. Por lo que si hay atasco o hay que tomar una ruta más larga no influye en el precio final.

En el caso de los taxistas convencionales la tarifa arranca en una cantidad fija de 2.40 euros por el inicio del servicio. Al que hay que sumar la tarifa por kilómetro y por tiempo transcurrido. Por las noches, además, se activa la tarifa nocturna.

Taxi Uber Cabify

Polémica existente entre taxistas y conductores de Uber y Cabify

Literalmente todo el conflicto que se ha generado hasta los momentos se debe a la aparición de las aplicaciones Uber y Cabify. Dado a obvias razones económicas y/o monetarias. La totalidad de los taxistas se encuentran de desacuerdo con los servicios ofrecidos por estas empresas. Generando así enfrentamientos y protestas en contra de Uber y Cabify.

Estas empresas trabajan con licencias VTC, pensadas para conductores profesionales que conducen vehículos con licencia de transporte de pasajeros. No son licencias de taxis, sino de alquiler de vehículos con conductor. De acuerdo con la ley, desde el 13 de julio de 2013 queda establecido que debe existir una licencia de VTC por cada 30 de taxis. Pero los taxistas se quejan de que esto no se cumple.

El problema que vive gran parte de España radica en los salarios y las entradas económicas que tienen cada conductor y taxista. Además de otros aspectos que generan tan confrontación y descontento en este sector de transporte.

Para taxistas que viven en Madrid, en un mes normal, de acuerdo con estudios hechos y publicados por la página Examen Taxi, un conductor con licencia gana alrededor de 2.130 euros netos. La actividad del mes en el que trabajes, los kilómetros hechos, el modelo de coche que compres, el precio de tu seguro y hasta la forma de conducir (si el conductor pisa más o menos el acelerador) influye en el salario final.

Mientras que taxistas sin licencia ganan alrededor de 1200 euros netos al mes, datos proporcionados por Examen Taxi. En conductores de este tipo, es de gran importancia mencionar que el 35 % de lo que recaude el taxista irá directamente a manos del titular de la licencia.

Por otra parte, de acuerdo con los testimonios y artículos encontrados por distintas web de ex trabajadores de estas empresas, aseguran que realizaban jornadas maratonianas para llevarse 700 u 800 euros al mes. Aunque, otras estimaciones sugieren que los salarios que ofrecen estas empresas rondan entre los 1000 y 1200 euros al mes. Teniendo en cuenta todo lo anterior, y que Uber se lleva un 25% de comisión de tus ingresos por carrera y Cabify otro 20%.

Razón del conflicto

El problema radica en el precio del servicio de cada compañía. En tarifas fijas por ejemplo, mientras que taxistas tradicionales cobran 30 euros, según una tarifa fijada en las ordenanzas del Ayuntamiento de Madrid, Uber cobra entre 24 y 25 euros o Cabify ronda los 21 y 22 euros. El precio se desglosa en 21,98 euros por distancia y 2,43 euros por tiempo transcurrido.

Es claro que cualquier persona prefiere un servicio que sea de calidad, eficaz y eficiente al menor costo posible. Por ello, dado a la gran cantidad de licencias y taxistas que hay en las calles de España por parte de estas dos empresas, su presencia genera una competencia directamente contra taxistas convencionales. Reduciendo drásticamente las oportunidades de los taxistas para conseguir algún cliente que contraten sus servicios. A medida que el número de conductores de Uber y Cabify aumente, las horas de trabajo por parte de taxistas con o sin licencia se verán afectadas, lo que conlleva a problemas económicos y sentirse frustrados por no generar el suficiente ingreso monetario para su sustento. Lo que provoca las revueltas y enfrentamientos en contra de estos conductores que solo buscan una manera de sustentarse.

About the author

Dejar un Comentario

Noticias relacionadas